La unidad

El Factor Pink Actividades Empresas

La unidad

Una mañana del mes de enero me tomé un café con la artista digital Dolors Manrubia, colaboradora de El Factor Pink. Por aquel entonces el proyecto no tenía nombre, ni marca. Le estuve explicando en qué consistía y los valores que quería transmitir y trabajar. Entre ellos, la unidad: ser un equipo, buscando una meta en común. Por otra parte, le dije que quería que todo llevara mi esencia. Justo con una buena amiga mía brasileña siempre decimos que yo soy muy “Pink”, es lo que me define, alegre, amorosa… Y me gusta transmitirlo a los demás. Esa misma tarde me fui a hacer una Constelación organizacional con otra de mis colaboradoras, Cristina Fusté. Allí volvió a salir el tema de mi esencia, que tenía que estar muy presente. Al llegar a casa, por la noche, había recibido un email de Dolors. Ella se había puesto a pintar y mientras tanto le iban resonando mis palabras de intuición, alegría, creatividad, colaboración, bienestar, unión… Y le vino una inspiración y me la envió. Sin decirle nada sobre mi esencia “pink”, ella lo plasmó perfectamente, un círculo en movimiento, de color rosa fucsia. El círculo simboliza la unión, lo infinito, también la parte femenina, reunión de iguales, etc. Y me pareció ideal. De ahí partió toda la idea del nombre y la marca. Gràcies Dolors!

Dicen que todos estamos conectados. Incluso existe la teoría de los 6 grados de separación que dice que cualquier persona está conectada a cualquier otra persona del planeta a través de una cadena de conocidos que no tiene más de cinco intermediarios. A lo largo de mi vida he encontrado muchas conexiones con muchas personas de diferentes partes del mundo. También me he dado cuenta de que nos quieren hacer creer que somos muy diferentes debido a la cultura, los idiomas, las religiones… Pero no es cierto. Todo el mundo tiene las mismas preocupaciones básicas, sentimientos, emociones y retos en la vida. He vivido situaciones inimaginables que para mí demuestran el grado de conexión que tenemos con los demás. Creo que en realidad somos uno. Por lo tanto, lo que yo pueda pensar, decidir y hacer puede influir en los demás, porque estamos conectados. Si esto lo aplicamos a nuestro entorno más cercano y, en este caso, laboral… ¿Qué pasaría si trabajáramos en positivo, trabajando de una manera transparente, colaborando por un objetivo en común? Creo que sería lo mejor tanto para la empresa, porque se conseguirían unos magníficos resultados, como para los trabajadores ya que todo el mundo se sentiría satisfecho y fiel al proyecto. Nada de competencia, luchas, nervios… Todo saldría más fluido y con unos resultados óptimos.

Esto es lo que conseguimos con las actividades que proponemos en El Factor Pink. Actividades relacionadas con el baile, la música, la pintura, el arte floral y vegetal, la cocina saludable… Actividades de bienestar, como aprender a respirar y relajarnos, a vivir en positivo y aprender a confiar para crecer y constelar organizacionalmente. Gracias al trabajo en equipo, nuestras actividades motivacionales, de team building, fomentan la unidad y los valores anteriormente dichos. Con nuestras actividades creamos nuevos tipos de líderes, nuevas relaciones entre compañeros de departamento o con clientes, siendo conscientes de que… ¡Somos uno y es tiempo de colaborar!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies